jueves, 20 de febrero de 2014

Panorama del arte en las últimas décadas del siglo XX: el posmodernismo

El Posmodernismo
El hedonismo, la seducción continua, el funcionamiento del sistema por inercia, sin adhesión ni rechazo, y cada vez más controlado por especialistas, son características propias del posmodernismo.

Dice Lipovetsky citando a Nietszche: "Dios ha muerto, las grandes finalidades se apagan, pero a nadie le importa un bledo, ésta es la alegre novedad (...). El vacío del sentido, el hundimiento de los ideales no han llevado, como cabía esperar, a más angustia, más absurdo, más pesimismo".
Lo que gana es la apatía.
"Hoy ya es posible vivir sin objetivo ni sentido, en secuencia-flash". "Es mejor cualquier sentido que ninguno" decía Nietszche; hasta esto ya no es verdad hoy.

El posmodernismo, como corriente artística de la segunda mitad del siglo XX, se caracteriza, a grandes rasgos, por el empleo de materiales, formas y técnicas modernas combinadas según las sutilezas compositivas y simbólicas de los estilos clásicos.
En arquitectura supuso una reacción contra el dogmatismo del movimiento moderno. En el resto de las artes puede entenderse como un cambio de postura ante la filiación abstracta y conceptual de las primeras vanguardias del siglo XX, o también como una "evolución" desde el Pop Art, cuyo eclecticismo y populismo explotó el valor simbólico de los objetos cotidianos.
Como defendía Charles Jencks, teórico de este movimiento, el espíritu posmodermo "es al mismo tiempo la continuación de lo moderno y su superación". El término también se aplica obviamente a la literatura y a la danza.
Arquitectura
El posmodernismo ha dominado una etapa de la arquitectura de finales del siglo XX, especialmente durante las décadas de 1970 y 1980, cuando sus representantes más destacados (Robert Venturi, Michael Graves, James Stirling, Ricardo Bofill, Aldo Rossi, Charles Moore, Hans Hollein, Arata Isozaki, Mario Botta, Rob y León Krier, Robert A. M. Stern y Óscar Tusquets, entre otros) gozaron de un gran prestigio en el ámbito teórico y obtuvieron importantes encargos institucionales.
Su obra, dotada de un cierto carácter manierista [artificioso], se ha difuminado en infinidad de estilos, desde el clasicismo a la modernidad.

Panorama del arte en las últimas décadas del siglo XX

En las últimas décadas del siglo, el arte, como expresión de la sociedad humana siguió desarrollándose, buscando nuevas vertientes pero también regresando a un pasado en una visión a veces nostálgica de este fin de siglo.

Panorama del arte en las últimas décadas del siglo
Con la consolidación de la sociedad de consumo, fundamentalmente en los países industrializados de Occidente, la industria del entretenimiento y la publicidad borraron las categorías acerca del arte.

Como señala el filósofo francés Gilles Lipovetsky en su excelente ensayo "La era del vacío", la sociedad posmoderna que se ha prolonga hasta ahora (2014), "es aquella en que reina la indiferencia de masa, donde domina el sentimiento de reiteración y estancamiento, en que la autonomía privada no se discute, donde lo nuevo se acoge como lo antiguo, donde se banaliza la innovación..."

Como dice el historiador británico Eric Hobsbawm, "los límites entre lo que es y no es clasificable como "arte", "creación" o "artificio" se difuminan cada vez más, hasta el punto de llegar incluso a desaparecer (...) porque una influyente escuela de críticos literarios de fin de siglo pensó que era imposible, irrelevante y poco democrático decidir si Macbeth es mejor o peor que Batman".

La actual sociedad globalizada que todo lo vende y publicita, ha modificado profundamente la forma en que los seres humanos perciben hoy la realidad y experimentan las obras de creación.


Panorama de la pintura y escultura
En la década de 1970, aparecieron tendencias basadas en la ruptura con los soportes tradicionales, especialmente los cuadros de taller y las esculturas.
El arte rompe así sus limitaciones convencionales y se manifiesta en la naturaleza, la ciudad, el cuerpo humano, el mundo cotidianos. El arte conceptual, por su parte, engloba múltiples realizaciones que tienen en común la supremacía de la idea del artista sobre la obra acabada.

A principios de la década de 1980 se desató una reacción contra la impersonalidad del minimalismo y otros estilos abstractos, que provocó un renacimiento de la pintura figurativa denominado neoexpresionismoEvocador y provocativo, el neo expresionismo empleaba con frecuencia formas distorsionadas y coloridos intensos, inspirados en los expresionistas alemanes de setenta años antes. Entre los pintores asociados a este movimiento destacan los alemanes Anselm Kiefer, Georg Baselitz y A. R. Penck, los italianos Sandro Chia y Enzo Cucchi, y los estadounidenses Julian Schnabel y David Salle.
Tres figuras y un retrato. F. Bacon. 1975.
Con anterioridad a que el neoexpresionismo devolviera el interés por la pintura figurativa, cierto número de artistas independientes habían destacado por sus representaciones figurativas.
Los personajes atormentados y marginados de Francis Bacon, los hábiles retratos urbanos y las escenas frívolas de David Hockney o el realismo tradicionalista de Lucian Freud son muestras de la fuerza de esta corriente en el arte del último cuarto del siglo XX. En este sentido, también cabe destacar la labor del español Antonio López, un hiperrealista con tintes surrealistas que ha alcanzado una gran proyección internacional gracias a sus vistas de Madrid.
A. Kiefer. The milky way. 1985-87
En el panorama de la escultura, a mediados de la década de 1980, especialmente en la obra de Joel Shapiro y otros, la figura humana comienza a reaparecer dentro de la tendencia conocida como posmodernismo.
Otro escultor reconocido mundialmente es Isamu Noguchi. Hijo de madre estadounidense y padre japonés (el poeta Yone Noguchi), Isamu se debatió toda su vida entre estas dos herencias, preocupado siempre por ser aceptado en ambos medios. Ese conflicto interno definió en gran medida su camino del arte, un sendero en el cual se conjugó lo mejor de la tradición oriental y el modernismo occidental, aunque entre Japón y Estados Unidos hubo rechazos y descalificación a su obra por el conflicto bélico entre ambas naciones que lo formaron. A este productor versátil le interesó trabajar en múltiples estilos y medios; más allá, en experimentar con nuevos materiales. Aun en los últimos años de su vida (murió a los 84 años) se lanzaba a la aventura de explorar en piedras hasta que ­como él mismo decía­ "encontraba la esencia o el espíritu de la roca".

In silent walking. Noguchi. 1989.

domingo, 12 de enero de 2014

1998. El descubrimiento de la época: el viagra

En 1998 se pone a la venta el mayor descubrimiento médico de la época. El Viagra, una píldora que acaba con el problema de la impotencia de origen orgánico, es uno de los primeros pasos hacia una medicina para mejorar la calidad de vida del ser humano. 

El descubrimiento de la década: el viagra
Una revolución social prometen los fármacos en este fin de siglo. Viagra, la píldora milagrosa que sana la disfunción eréctil del pene, es sólo el comienzo.
Es la primera droga de una serie dirigida a "mejorar la calidad de vida" del ser humano. En menos de diez años los laboratorios lanzarán al mercado medicamentos para regular el estado anímico, reducir el estrés, enlentecer el envejecimiento y la calvicie. El mercado potencial es millonario. Viagra ya ha causado estupor. En Estados Unidos se vende como pan caliente. Los médicos hablan de "droga revolucionaria" y parecen estar en lo cierto: la conmoción es evidente.
En todo el mundo, los estudios previos de pacientes y en paralelo las estimaciones de mercado de consumo fueron realizadas durante varios meses antes de lanzar el medicamento al consumo.
Antes de su aprobación el 22 de marzo por parte de la Food and Drug Administration (FDA), entidad estadounidense para el control de medicamentos y alimentos, el laboratorio Pfizer llevó a cabo una evaluación de los efectos del Viagra sobre un corpus de más de 3 000 pacientes de 18 a 97 años que padecían disfunciones eréctiles en los últimos 5 años. Las pruebas se desarrollaron durante 6 meses con resultados positivos.


Miles de años antes de que los gurúes de la ciencia moderna descubrieran píldoras e inyecciones varias, en Egipto, Grecia, Roma, Persia, India, etc. los hombres acudían a distintas sustancias con supuestos poderes afrodisíacos con la esperanza de aumentar su vigor sexual o evitar ese temido fracaso tan antiguo como el hombre mismo: la impotencia.
Según el saber popular, en un plano doméstico, es posible recurrir a las ostras, espárragos, caviar, apio, habas, chiles, ajo y chocolate, entre otros comestibles, para "encender el caldero del amor"; un poco más difícil se vuelve conseguir polvo de cuerno de rinoceronte, de pene de león, huesos de rana o testículos de toro para lograr una buena perfomance sexual. Entre los competidores naturales del Viagra se cuentan: el Ginseng, planta herbácea muy apreciada por los orientales; la Damiana, planta aromática de cuyas hojas se obtiene un extracto fuertemente afrodisíaco; la Yohimba, sustancia altamente estimulante obtenida de la corteza de árboles africanos y plantas amazónicas; la Marapuama, planta que también produce efectos tónicos y antineurasténicos; la Catuaba, que actúa como estimulante del sistema nervioso central y combate la impotencia; la Mandrágora, planta venenosa con un fruto parecido a la manzana y de olor fétido; el Abrótano, conocido también con el nombre de "perdición de doncellas", y muchas hierbas más.
Desde el punto de vista científico, hasta hoy, existía como único tratamiento contra la impotencia una serie de drogas que por su alto costo o difícil aplicación atendían un reducido universo de pacientes.
El Viagra es la única medicina vía oral que ha demostrado hasta ahora una alta eficacia y un bajo porcentaje de efectos colaterales.
El Viagra no actúa sobre la libido, el orgasmo o la eyaculación; tampoco cambia la conducta sexual del individuo, a pesar de que pierda el miedo ante los encuentros sexuales, teñidos hasta ahora por el miedo a fracasar. La medicación por sí misma estimula psicológicamente al hombre, pero "no es la píldora mágica". Se sabe que sobre un porcentaje de personas no tendrá efecto. En las impotencias psicológicas, la gran mayoría tiene una respuesta adecuada, pero es frente a problemas orgánicas donde el medicamento actúa.
A nivel internacional, el mayor temor de los especialistas se centra en un consumo explosivo más allá de los eventuales pacientes. Esta posibilidad preocupa a los médicos ya que puede "causar estragos en la vida de los hombres". Por ahora son varios millones los nuevos y felices consumidores.
El hombre está sometido a la necesidad de ser viril, potente y a satisfacer las fantasías propias. Esto implica lograr una erección correcta. Aceptar esta condición sin equívocos supone una gran presión cultural. Por eso un porcentaje enorme de sujetos con disfunción eréctil leve o moderada no busca ayuda con los médicos. No se los permite la autoestima y viven su problema en privado. Pueden pasar años en esta situación. Debemos tener en cuenta que las consultas vinculadas con la disfunción sexual se realizan más comúnmente ante un urólogo o un sexólogo.
En el campo psicológico las causas y consultas más frecuentes son por depresión y ansiedad. Se trata de gente que vive preocupada, insatisfecha, rinde poco en el trabajo o en el estudio. En el hombre esto puede derivar en disfunción sexual y la persona puede inhibirse de hacer el amor por una falta de deseo sexual. En su mayoría, las disfunciones eréctiles específicamente son leves a moderadas, pocas veces totales. El Viagra es un medicamento que aparece para solucionar este tipo de disfunciones en particular. Lo interesante es ver que la expectativa ya creada por el Viagra en la sociedad muestra algo que estaba encubierto: hay una enorme cantidad de personas que tienen esperanzas de mejorar su actividad sexual.

sábado, 11 de enero de 2014

1998. Viaje al pasado: El telescopio espacial Hubble observa el universo remoto

En 1998, el alto desarrollo tecnológico permitió que el telescopio espacial Hubble registrara imágenes de galaxias a unos 12.000 millones de años luz. El viaje hacia el pasado lentamente se va haciendo realidad.

El telescopio espacial Hubble, el primer observatorio en órbita -se lanzó en 1990-, ha conseguido observar la zona más lejana que se conoce del espacio exterior.
El 7 de mayo de 1998 se detectaron destellos de rayos gamma, provenientes de una enorme y distante explosión cósmica, cuya energía sólo sería superada por la emitida en la Gran Explosión o Big Bang a partir del cual se creó el Universo.

Tras el análisis de los datos, los científicos se encontraron con la sorpresa de que dicho estallido produjo una cantidad de energía varios cientos de veces superior a la de una supernova. Esta explosión recién descubierta ocurrió en una galaxia que se encuentra a 12.000 millones de años luz de la nuestra (un año luz es la distancia que recorre la luz en un año solar medio, unos 9,5 billones de kilómetros). Este estallido de rayos gamma fue tan luminoso como la unión de todo el resto del Universo.
De esta forma, las imágenes captadas por el Hubble, corresponden al descubrimiento de las galaxias más distantes que se han visto jamás, galaxias tal y como eran cuando el Universo tenía tan sólo un 5% de su edad actual y que podrían aportar nuevos datos acerca de la formación de cuerpos celestes.

"Son las imágenes más detalladas de galaxias distantes obtenidas hasta la fecha", ha explicado Roger Thompson, astrónomo de la Universidad de Arizona que dirige los trabajos de experimentación sobre las capacidades ópticas del telescopio espacial.
Asumiendo que el Universo tiene unos 13.000 millones de años, las actuales imágenes registran galaxias que existieron durante los primeros mil millones de años, a unos 12.000 millones de años luz.
"Éste es sólo nuestro primer vistazo al universo remoto", ha afirmado el astrónomo Alan Dressler, de los Observatorios Carnegie de Pasadena, California, "lo que vemos podrían ser los primeros momentos de la formación de las galaxias. Pero los objetos son tan tenues que su verdadera naturaleza solo podrá explorarse en profundidad con futuros telescopios de tecnología aún más avanzada".
La NASA espera poder lanzar el llamado Telescopio Espacial de Siguiente Generación (Next Generation Space Telescope, NGST) en el 2007; su gran potencia permitirá un estudio intensivo de los comienzos del Universo.


Si te gusta el fútbol, entrá aquí:

Loading...